«De lo que se trata es que cuando salgan por esa puerta no vuelvan a hacer daño»

| | Palma |

Valorar:
preload
El psicólogo Gonzalo y la jurista Patricia, en las butacas de la oficina en la que imparten el curso. A la derecha, un ejemplar de ‘El Principito’.

El psicólogo Gonzalo y la jurista Patricia, en las butacas de la oficina en la que imparten el curso. A la derecha, un ejemplar de ‘El Principito’.

14-02-2020A. Sepúlveda

El módulo de talleres de la cárcel de Palma cuenta desde hace un año con una sala en la primera planta que parece un salón de Ikea. Hay dos butacas blancas sobre una alfombra, una pequeña mesa con tres cactus y pañuelos, una estantería metálica con algunos libros como El Principito y una gran fotografía de Nueva York. Es un lugar distinto dentro de la prisión. Un sitio para desconectar. Para olvidar que están recluidos.

«La idea es crear un espacio tranquilo, cómodo y privado donde la persona se sienta a gusto para lograr unas condiciones de terapia adecuadas», cuenta Gonzalo, psicólogo del centro y responsable, junto a la jurista Patricia, del curso El control de la agresión sexual: Programa de intervención en el medio penitenciario. «Nosotros hacemos una adaptación», dice el psicólogo, que hace diez años que lo realiza. «Me di cuenta de que es necesario trabajar a nivel individual antes de hacer una terapia grupal».

El curso, que tiene una duración aproximada de dos años, es voluntario. Los especialistas atienden a cerca de una decena de internos al año condenados por abusos o agresiones sexuales. «Nosotros hacemos una selección de los presos que lo solicitan», dice Patricia. «Al final, de lo que se trata es de que cuando salgan por esa puerta no vuelvan a hacer daño a nadie», coinciden ambos. «Lo que se pretende es lograr esa conciencia del daño y que asuman su culpa». Actualmente, hay siete reclusos de la prisión de Palma que asisten al programa.

PALMA.

La sala en la que desarrollan las sesiones con los internos del centro penitenciario de Palma.

No conocen a ningún preso que haya reincidido tras participar en el curso. «Se enfrentan a sí mismos. A su realidad. Una característica principal es que sus gafas de realidad están totalmente distorsionadas. El impulso sexual que tienen es muy poderoso y hace que se acople la realidad a ellos. A veces vienen con mucha vergüenza y otras se construyen un sistema de autojustificación para evadirse de la responsabilidad». Patricia añade que su trabajo es que vean «esa realidad» con otras gafas.

El perfil del delincuente sexual que acude a terapia es muy heterogéneo, pero siempre son hombres. Gonzalo y Patricia no han visto a ninguna mujer en el curso. «Nosotros confiamos en que estas personas se pueden reciclar», indican. Al principio, los presos los ven como autoridad y se sienten cohibidos, pero al final, Patricia y Gonzalo, se convierten en sus salvadores.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2

Carmen Potorro
Hace un mes

El hecho de que las cárceles cada vez sean más confortables y sofisticadas, hace que los delincuentes pierdan el miedo a acabar ahí. Antes, las cárceles eran un castigo para escarmentar a los delincuentes. Eran algo terrible donde nadie deseaba acabar. Eso hacía que la gente se lo pensara bien antes de cometer un delito. Pero con el tiempo han ido transformándose tanto, que ya casi parecen hoteles o albergues. Tienen todas las comodidades, gimnasio, sala de TV, biblioteca, Wi-Fi, piscina (algunas), etc. Así, ¿quién teme acabar en la cárcel? Y claro, la delincuencia se ha disparado de una forma alarmante.

Valoración:1menosmas

CanBum
Hace un mes

De lo que se trata es que si saben que van a entrar y no salir en muchoooooosssss años, igual se lo piensan antes y no lo hacen...

Valoración:5menosmas

Xon
Hace un mes

Y a las pobres victiimas quien les ayuda ???Menos salas y butacas y más salir al monte a resembrar o a limpiar grafitis , seguro se les iran las ganas de volver a delinquir mas pronto que tarde . Ademas tendremos que reirles las gracias...miseria de Pais y sus governantes....

Valoración:17menosmas

jahitornaras
Hace un mes

¿Alguien encuentra alguna mención a las victimas en el programa?..

Valoración:17menosmas

Pirulo
Hace un mes

Deberían meter también a la cárcel al jurista y psicólogo q suelten a estos psicópatas y reincidan nuevamente. Ya verían que se abtendrian en darles el alta.

Valoración:15menosmas

pedro
Hace un mes

Sino salen seguro que no harán daño se lo hubieran pensado antes cada uno es responsable de sus actos

Valoración:13menosmas

k3 ( verdadero)
Hace un mes

Sobran psicólogos y especialistas en toda clase de chorradas. Los violadores de verdad no sé reinsertar jamás. Y aquí están jugando con ellos en una bonita sala....lo que se deben de estar riendo por dentro estos delincuentes! Cuando salgan volverán a violar y luego saldrá la progre tonta de turno que intentará volverlo a ""reinsertar".

Valoración:16menosmas

A bandolero
Hace un mes

Mejor llévate tú a tu casa a todos los de VOX. El resto seremos más felices.

Valoración:-18menosmas

Quasimodo
Hace un mes

Desgraciadamente muchos vuelven a reincidir. Problema de muy difícil solución, nadie puede garantizar que cuando salgan no vuelvan a cometer un delito, por eso es necesario un seguimiento continuo del paciente.

Valoración:10menosmas

Lobezno
Hace un mes

Terminó el titular... Algo que evidentemente,no se consigue en el 95% de los casos.

Valoración:13menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2